ANTECEDENTES

HISTORIA DEL CONCEPTO DE CELULAS MADRE

Reparación de tejidos

Increíblemente, en 1867 J. Cohnheim ya hipotetizó; a partir de observaciones en animales, que la reparación de órganos lesionados se hacía a partir de células que arribaban a través de la sangre, provenientes de la médula ósea (MO). Esta sorprendente observación fue sin embargo negada sistemáticamente por investigadores posteriores, aún hasta tiempos recientes.Células madre hemopoyéticas

La noción de célula madre, al menos hemopoyética, comenzó a gestarse a comienzos del siglo pasado, cuando comenzó a discutirse entre biólogos y hematólogos como se generaban las células sanguíneas en el adulto. El tema es importante, teniendo en cuenta que se generan por HORA, durante toda la vida de un individuo entre 1 y 5x10e9 de glóbulos rojos y otro tanto de glóbulos blancos.

Algunos, como Pappenheim (1912) y Maximow (1924), defendían la teoría “unifilética”: un solo tipo de célula da origen a todas las células sanguíneas, es decir genera el concepto de célula madre, al menos para todas las células de la sangre.

Otros investigadores opinaban que existían dos tipos de células, una de ellas daba origen a los glóbulos rojos y otra a los glóbulos blancos.

Otros eran llamados “polifiléticos absolutos”, ya que creían que cada tipo de célula sanguínea tenía su propia célula que le daba origen.

Finalmente en el año 61 Till y McCullough, experimentando con ratones, fueron los primeros en demostrar la existencia de una célula (que ellos no podían identificar) que claramente daba lugar a la formación de colonias que contenían todas las células de la sangre, confirmando así la hipótesis de Maximow. El método consistia en la irradiación supraletal de ratones a los que luego se infundía MO, bazo o hígado fetal de individuos isogénicos. Se notaba que el bazo se hipertrofiaba en forma homogénea por el crecimiento de MO. Posteriormente el ratón recuperaba su MO. Observaron que si se disminuía la cantidad de células a un mínimo, el ratón no se recuperaba, pero se observaba que en el bazo aparecían algunos nódulos pequeños, en los que se hallaban una representación de todas las células de la MO.

Posteriormente otros investigadores , induciendo daños cromosómicos variables no letales a las células antes de infundirlas, pudieron verificar que todas las células de un nódulo tenían el mismo patrón cromosómico, indicando que provenían de una sola célula. Denominaron a esta célula CFC-S (Colony Forming Cell- Spleen). Como el número de colonias formadas en el bazo dependía del número de células madre inyectadas, esto permitió; ya en aquella época la adquisición de una gran parte del conocimiento actual sobre la célula madre hemopoyética, referente por ejemplo al turnover, a su localización dentro de la médula ósea, alteraciones producidas por drogas, radiaciones, así como permitió conocer su existencia en pequeñas cantidades en la sangre.

En 1966 Harris, PF hace una descripción morfológica tentativa de la célula madre hemopoyética, identificándola como un linfocito pequeño, con escaso citoplasma, intensamente basófilo.